Mi vida con hijos pequeños

Antes de ser mamá. Una parte de mi historia…

Antes de ser mamá mi vida no se veía de el color que hoy la veo, no era ni blanca, ni negra. Viví muchas aventuras; no puedo decir que mejores, ni peores, porque cada experiencia en mi vida me ha hecho la mujer y la madre que soy hoy.

Hoy quiero compartir contigo un poco sobre mi historia antes de ser mamá.

Mis aventuras buscando encontrarle el sentido a la vida, y el cómo es que llegue hasta aquí a convertirme, en una mamá blogger….

Armando las piezas de mi vida…

Cuando era pequeña era buenísima armando todo tipo de rompecabezas, y amaba los juegos de memoria. Gáne muchos concursos de declamación y oratoria, y mi mamá coleccionaba un montón de diplomas (que en la vida no son más que un montón de papeles).

A veces soñaba con ser maestra, y pasaba horas dando clases a mis muñecas. Después de ser hija única por 9 años mis hermanos vinieron a cambiar mi profesión y entonces durante algunos años más soñe con ser pediatra

Estuve en el área de laboratorista clínico en la prepa; y el día que un profesor me saco de la clase por vomitarme, mientras hacia una prueba con sangre en un tubo de ensayo, me di cuenta que la medicina ¡no era lo mio!.

Y ahí estaba yo a mis 17 años perdida por la vida como muchos jóvenes, buscando la carrera ideal para mi.

Llevaba un tiempo trabajando en una joyería haciendo accesorios (que en esos tiempos estaban super de moda) y los vendía con mis amigas y mi familia;eran todo un éxito y me gustaba mucho diseñarlos.

Un día por azares del destino llego a mi casa una revista, venia un articulo de una universidad de diseño en Veracruz. Y entonces de pronto asi de la nada me dije a mi misma ¿Y si estudio diseño de modas? . Cuando esta idea salto por mi cabeza creí que mi mamá pensaría que estaba loca y que no me apoyaría para irme a estudiar a otra ciudad, pero lo hizo..

Pocos meses antes de cumplir «la mayoría de edad» y lista para aventarme el clavado, a la vida de soltera-estudiante-universitaria viviendo sola en otra ciudad; conocí a «mi príncipe azul».

Ni tan azul, ni tan príncipe :)etii pero es el hombre perfecto para mi y desde ese momento se convirtió en mi compañero de aventuras, y algunos años más tarde en el padre de mis hijos.

Y asi poco a poco las piezas del rompecabezas de mi vida se fueron encajando una a la vez.

Mis estudios…

En 2012 termine mis estudios en Diseño y mercadotecnia de la moda, desde mi etapa universitaria, siempre supe que mi pasión estaba en el diseño infantil.

En mis primeros diseños figuraba ya el nombre de mi hija, 2 años antes de llegar al mundo…Valentina
Mi hermana mi primer modelo hace más de 10 años

Mi primer trabajo en Diseño…

Lo obtuve mientras realizaba mi servicio social para una de las mejores empresas que existen para trabajar en México.

Ahí estuve cerca de un año trabajando en Presentación visual y display en el área de infantiles; aquí conocí a personas realmente bellas, que me ayudaron a crecer laboral y personalmente.

La boda…

En el 2013 me casé total y enteramente enamorada. A pesar de amar lo que hacía en mi trabajo, y puesto que estaba decidida a disfrutar el inicio de mi matrimonio, renuncie a él; pues absorbía la mayor parte de mi día y una de los motivos por el cual escojí la carrera de diseño, era el sueño de ser libre con mi tiempo.

Dedicarme no solo a una cosa que amara hacer, si no a todo lo que me apasionaba ; y por supuesto también a mi recién creada nueva familia, y mis futuros hijos.

No, mi esposo no usa bastón, solo se rompió el dedo de un pie una semana antes de la boda, y la idea del parque no se de quien saldría.. pero fuimos la expectación; la pequeña que sale en la foto frente a nosotros se acercó a decirnos que Dios los bendiga muchachos!!

Para ese entonces mi mamá trabajaba en la cooperativa de un colegio maravilloso cerca de mi casa. Y como disponía de todo el tiempo del mundo, le ayudaba por las mañanas.

En esa época sin saber que hacer (yo siempre perdida en la vida) o hacia donde enfocar mi carrera; se me metió la loca idea de estudiar repostería creativa.

Mi etapa galletera…

Y así; con dos cursos online y un sin fin de tutoriales y blogs , comencé a crear y vender mis primeras galletas, a los niños del colegio.

Pese a que mi mamá no dejaba de decirme que las galletas no tenían nada que ver con mi carrera ; disfrutaba diseñando galletas para los niños y me pase cerca de seis meses comprando los más bellos artículos de repostería, moldes y libros de galletas.

Lienzos comestibles que hice con mis niños…

Fue en mi etapa galletera donde conseguí mi segundo empleo formal. Fui invitada en el colegio a impartir un curso de verano para los niños, en el que les enseñe a crear galletas realmente inspiradoras. Al final culminamos contando una bella historia a través de todas nuestras creaciones.

Mi etapa de educadora…

Posterior al curso de verano, pese a mi creatividad y recién descubierto talento para enseñar a los niños. Fui contratada para impartir un taller de lectura creativa en el área de biblioteca .

Y como solo eran un par de horas por las mañanas me permitía seguir con mi hogar y mis proyectos personales. Trabajar con los niños fue realmente una experiencia totalmente enriquecedora para mi vida. Amaba su espontaneidad, sus preguntas y su imaginación, amaba mi trabajo y conocí a personas realmente hermosas dentro de él.

Y finalmente encontré mi vocación…

Fue en marzo del 2015 donde recibí la gran noticia que cambia la vida de toda diseñadora, repostera y educadora…

Estaba en espera de mi primer pequeño gran amor… me convertiría en Mamá.

Antes de ser mamá mi vida era otra…

Antes de ser mamá mi vida ya tenia sentido, después de ser mamá llego mi inspiración. Pero nadie me dijo que mi vida se tornaría caóticamente hermosa.

Antes de ser Mamá; yo comía mi comida caliente, mi ropa lucía planchada y limpia todo el día, podía sostener largas y tranquilas conversaciones telefónicas.


Antes de ser Mamá; me dormía tan tarde como quería y jamás me preocupaban las desvelas, cepillaba y cuidaba mi pelo; lucía uñas largas y hermosas, mi casa estaba limpia y en orden, no tenía que brincar juguetes olvidados por todos lados.


Antes de ser Mamá; no me apuraba si alguna de mis plantas era venenosa ni pensaba lo peligroso de las escaleras o las esquinas de mis muebles; no dejaba tiempo de consultas mensuales con el médico ni consideraba si quiera la palabra vacuna.


Antes de ser Mamá; no tenía que limpiar comida del piso ni lavar huellas de pequeños deditos marcados en los vidrios; dormía toda la noche y los fines de semana eran totalmente relajados.


Antes de ser Mamá; no me entristecían los gritos de los niños en la consulta médica. No tuve jamás que detener con lágrimas en mis ojos una piernita que sería inyectada.


Antes de ser Mamá; yo nunca sentí un nudo en la garganta al mirar a través de unos ojos llorosos y una carita sucia. No conocía la felicidad total con solo recibir una mirada, no pasaba horas mirando la inocencia dormir en una cuna.


Antes de ser Mamá; nunca sentí que mi corazón se rompiera en un millón de pedazos al no poder calmar el dolor de un niño; nunca supe que algo tan pequeño podía afectar tanto a mi mundo.


Antes de ser Mamá; yo no conocía el sentimiento que provoca tener mi corazón fuera de mi cuerpo. Yo no sabía qué tan especial me sentiría al alimentar a un bebé hambriento ni sabía de esa cercanía inmensa entre una Madre y su hijo.


Antes de ser Mamá; no imaginaba tanta calidez, tanta dulzura, tanto amor; no imaginaba lo grande y lo maravilloso que sería. No imaginaba la satisfacción de ser Mamá, no sabía que yo era capaz de sentir tanto y hoy no imagino mi vida sin esa pequeña sonrisa pícara y traviesa, sin esa huella de chocolate en la pared, sin ese olor a pureza, sin escuchar de unos pequeños labios esa palabra breve e inmensa a la vez: Mamá

REFLEXIÓN DE MARIANO OSORIO

Con amor

Andrea Moguel

6 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *