Consejos prácticos,  Mi vida con hijos pequeños

5 consejos para no vivir en la cocina cuando tienes niños pequeños.

Si quieres hacer hablar a un mexicano, pregúntale de su comida…

En México y con nuestra cultura , entre más cosas tenga el mole ¡mas rico !. A las mamás mexicanas nos encanta complicarnos la vida… queremos echarle hasta al cotorro a cada platillo?; para después quejarnos que no salimos de la cocina, porque además del mole nos gusta quejarnos de vez en cuando.

Hace un tiempo me obsesione con los japoneses y su forma de comer; son sumamente delgados y tienen hábitos muy saludables. Son muy prácticos a la hora de cocinar (ya se lo que estas pensando ¿práctica la comida japonesa? ) esta bien ¡no!; la comida japonesa es sumamente exótica, y platillos, como su tan conocido sushi, no son tal fáciles de elaborar (al menos no para mi); pero su belleza radica en la sencillez y la naturalidad de los ingredientes, y su presentación.

Menos es más…

A menos que seas una mamá chef, que le apasiona cocinar y puede pasar toooodo el tiempo en la cocina; hacer platos sofisticados para tu familia todos los días no te funcionara, cuando tienes que cocinar tipo master cheff, en los 20 minutos de la siesta del bebé; o en los 30 que tu hijo se mantiene emocionado con una actividad.

Asi que aqui como en todo aplica el consejo de Coco Chanel ¡Menos es más!, y estos son los 5 consejos que a mi si me funcionan para no vivir en la cocina.

1.-SIN PLATOS,NO HAY PLATOS SUCIOS

Y eso que no inventes, ¿De verdad no tienes platos?…solo lo necesario en la cocina ( y en tu vida), si hay algo que constantemente voy a repetir es ¡simplifica tu vida!.

Seamos realistas en una casa donde viven 4 personas no se necesitan muchos platos; y si tienes 100 vasos, esos habrá sucios al final del día; porque es más fácil agarrar uno limpio, que lavar uno.

Si tienes 4 vasos y los cuatro están sucios alguien va a tener que lavar uno si quiere usarlo. Lo mismo aplica con las ollas y sartenes, que hasta el más acomedido les sacara vuelta, entre menos tengas ¡mucho mejor!. Guarda la vajilla para invitados y escóndelos lejos de tu familia…?

2.-NATURAL Y PRÁCTICO

La simplicidad lo es todo, elige opciones saludables para tu familia y se práctica. El porque, de que las dietas no funcionen para muchos, es que las dietas son «temporales». Pero llevar una alimentación sana, adoptándolo como tu estilo de vida, es algo sumamente placentero; y para ello debes hacer equipo con tu familia.

Todos deben ser participes y saber que las elecciones que tomes al momento de cocinar es por el bienestar de todos, elije opciones saludables.

Sabemos que lo que proviene de la naturaleza siempre sera la mejor opción así que comienza por agregar frutas y verduras a cada comida.

Los mexicanos somos sumamente creativos al momento de cocinar y tenemos la capacidad de hacer 50 platos distintos con 3 ingredientes: carne, maíz y chile.

Mi sugerencia es si tu idea es hacer tres platos distintos, espaguetti, verduras y pollo guisado, ¿Porque no elaborar una pasta que lleve pollo y verduras? así en un solo platillo y con la mitad del tiempo habrás logrado que tu comida reúna todos lo nutrientes que tienes en tres platillos.

Y entre más natural sea la comida más fácil sera cocinarla, y podrás aprovechar ese tiempo para estar con tu familia y no solo verlos desde la cocina. Y aunque de vez en cuando puedes hacer algún platillo especial, intenta ser práctica la mayor parte del tiempo.

3.-INVOLUCRA A TU FAMILIA

El trabajo en equipo siempre hará la diferencia, entre vivir en la cocina o convivir con tu familia aún en la cocina.

Si tienes niños mayores de 2 años pueden ser participes en la preparación de los alimentos, involucralos en cosas y tareas sencillas que puedan hacer de acuerdo a su edad; entre mayor sea el niño es aún más capaz. Revolver, mezclar alimentos, vaciarlos a la licuadora, sacar cosas del refri y la despensa.

Los niños son sumamente colaboradores si se les da la oportunidad y la confianza; y es una gran oportunidad para alentarlos a ayudar a otros, y para que aprendan de sus errores.

Un día estaba cocinando y mi hija quería gelatina; le dije saca una cuchara Vale y sírvela hija; saco del refri el bote y lo coloco en la mesa y se sirvió, pero lo dejo muy lejos y la gelatina cayo al piso, inmediatamente me miro, le dije uchales se cayo, ¿y ahora que puedes hacer? , ¡pues limpiar mamá!…fue corriendo por el trapeador e intento limpiar, como podrás imaginar quedo aún más embarrada, pero no le quite la intención y cuando «termino de limpiar » le dije: mira vale ahora vamos a pasarle este trapito para que quede más limpio. Lo hizo sin reproches, y al terminar nuevamente intento servirse la gelatina, esta vez acerco más el bote, y ya no la derramo, aprendió de su error y supo solucionarlo.

Y cuando digo que involucres a tu familia, me refiero a todos sus integrantes; si permito que mi hija de 3 años se sirva sus alimentos sola y lave trastes, cualquier adulto en casa debería tener capacidad de hacerlo. Si queremos crear hijos autónomos, debemos ser padres autónomos así que como en la película de ratatouille (si no la haz visto, mírala porque es muy bella) «CUALQUIERA PUEDE COCINAR» y ¡lavar trastes también!…

4.-TEN SIEMPRE FRUTA Y APERITIVOS SANOS

Los desayunos a base de cereales, granolas y fruta salvan a cualquier mamá; procura tener siempre una variedad de frutas que puedan tomar y comer por si solos sin tener que preparar, como plátanos o manzanas.

Un adulto estresado y malhumorado y un niño con hambre son una explosión segura, los niños sienten frustración al no poder satisfacer su necesidad de comer al instante por si mismos, y no es que no puedan, pero no tienen el ambiente preparado para ello.

Cuando eran bebés lloraban e inmediatamente recibían pecho o su biberon a «libre demanda»; pero ahora, aprender a esperar la preparación de los alimentos y a integrarse a los horarios familiares de comida los pone de muy mal humor .

Lo que yo he hecho y me ha funcionado, es tener siempre tazones de fruta picada, o entera como plátanos, a su alcance o en el refrigerador, al igual que complementos como granola, coco rallado, arándanos.

Cuando mi hija tiene mucha hambre y la comida aún no esta lista abre el refri y se prepara su fruta, lo que me da tiempo de servirle el almuerzo.

5.-¡NO TE ESTRESES POR LA COMIDA!

El cocinar para una mamá debe ser motivo de satisfacción, pero cuando la satisfacción, la deseas obtener porque los comensales te den las gracias por la comida que haz hecho; ese día no llegara nunca; porque además no les haz informado que deberían agradecer, y entonces cuando alguno hace un gesto de desagrado o en el momento en que tu hijo(a) te dice mami no me gusto esto, ¡quiero huevito!, tu te sentirás frustrada y tu modo victima dirá pero si «CON TANTO AMOR TE HICE ESA COMIDA» .

Si de verdad sabes, que con mucho amor lo haz hecho ya no queda en ti, pero si tu hijo(a) lo que quería era un huevito ¿Por qué no le preguntaste antes de cocinar con amor tu elaborado platillo, que era lo que él (ella) quería?. Así que no te estreses por la comida y toma en cuenta a tus comensales.

La comida nos permite crear vinculos…

Los adultos tenemos un pésimo sistema de comunicación, estamos programados a escuchar para responder y no para entender. Una de las razones por la que la mayoría de las parejas discuten hoy en día es porque no logran entablar conversaciones amorosas, porque lejos de escuchar para entender al otro, escuchan para ver en donde pueden culpar al otro.

Las familias hoy en día han olvidado que juegan en el mismo equipo. En un equipo sus integrantes planean, crean estrategias, practican juntos, tienen tiempos de convivencia sanos y se comunican de forma clara y concisa. Comparten su experiencia , expresan y hablan de sus emociones y sus sentimientos.

Se consideran unos a otros para todo, llegan a acuerdos comunes y debaten de manera democrática sus desacuerdos, considerando, que cada uno tendrá opiniones distintas. Alientan a sus compañeros y los motivan, resaltan sus buenas jugadas y trabajas por el bien común . Y cuando un nuevo integrante llega al equipo; los jugadores, que ya han jugado juntos, le muestran como funciona el equipo y lo integran para asumir que la convivencia sana continué .

Cuando juegas en equipo contrario no deseas que el otro conozca tu plan, y tu estrategia, culpas al jugador contrario, y le señalas sus faltas constantemente, ambos equipos querrán ganar en todo momento y siempre habrá dos perdedores o más.

La cocina es un espacio de convivencia, en torno a la comida se crean relaciones sociales, cocinar y comer siempre ha sido un buen pretexto para convivir; y pasar un rato agradable con tus seres queridos.

Procura que siempre allá armonía al momento de comer en tu hogar, úsalo para crear vínculos de amor con tus hijos y tu familia, usa tu poder para conectar con los seres que tienes presentes y disfrutar plenamente de los alimentos, deja el móvil por un lado y disfruta del momento presente.

Y recuerda que aunque la cocina es un buen pretexto para convivir, no puedes quedarte a vivir allí, pues hay muchas otras aventuras que puedes tener a lo largo del día con tu equipo ¡fuera de la cocina!.

Espero que estos consejos te hallan gustado , si tienes algún otro déjame tu comentario.

Gracias por leerme.

Con Amor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *