Fe,  Mamá REAL

Ponle amor al caos y veras como todo se ordena….

Hace unos días mi hija antes de dormir me ha hecho esta pregunta, mami :

¿Que no es valioso?…

Le respondí, a pues lo valioso es algo importante hija, que tiene mucho valor, que vale mucho; como el amor, el tiempo, la amistad, nuestros amigos, tú, tu papá, tu hermano, yo… no mami te dije ¿que noooo es valioso?, a pues….(y me quede pensando unos segundos) la basura hija porque se tira, esa no es valiosa.

¿Que más no es valioso mami? y pensé nuevamente; mire a mi alrededor y pensé un tiempo más, mmm…. ese mueble de ahí hija no es valioso porque si no lo tenemos no pasa nada… ¿y donde vas a poner tu ropa mami? y en mi cabeza pensé (ah caray , es verdad donde pondría mi ropa, creo que si es valioso).

¿Que no es valioso mami? mmm… ¿Te digo las cosas valiosas hija? ah pues mira lo valioso es… no mami!!! escúchame ¿Que noooo es valioso? ya no te voy a decir, tu te tienes que acordar ya te dije mami. A esta bien hija pues no es valioso…(mire el clima, y con este calor pensé claro que es valioso), ¿ la casa mami? ¿no es valiosa?…mmm no hija la casa si es valiosa, nos cubre del frió y del sol. ¿nuestro carro mami ?…mmm… no hija si es valioso, nos lleva a muchos lados, ¿a casa de tita mami? si hija.

Entonces…¿Que no es valioso?

Entonces ¿Que no es valioso mami? ah pues….(mi cerebro seguía trabajando al mil en la pregunta) la ropa hija…(¿estas loca, vas a salir encuerada a la calle, porque le dices eso ?, pensé para mi misma) la ropa…que ya no te pones, la que ya no te queda hija, esa no es valiosa porque ya no la necesitas. (uff, si esa respuesta si estuvo bien, pensé en mi mente, ya sabes que yo tengo mis conversaciones interiores) ¿Y quien la va usar mami? , ah pues una niña más pequeña que tu, alguien a quien si le quede; ¿Se la vamos a regalar mami?, si hijita se la vamos a regalar.

Mami y ¿Que más no es Valioso?…

Mmm… ¿no tienes sueño Vale ya es tarde? ( como te podrás imaginar, tenia el cerebro a punto de explotar sobre si lo que estaba respondiendo era correcto o no), no mami sígueme contando ¿Que más no es valioso?.

Miraba a mi alrededor y no dejaba de pensar, en mi mente dije: la cama (es bien incomodo dormir en el piso, no pues si es valiosa), las cortinas (¿y luego? el sol va a entrar por la ventana andrea, y los vecinos te van a ver todo el tiempo) sus juguetes , mmm… si no los tiene no pasa nada, y le dije -ah pues… algunos juguetes que ya no usas hija- .

Pero mis muñecas si me gustan mami, (dos muñecas de trapo que yo le hice) y los plumones que me dio tita también me gustan ¿son valiosos mami ? si hija , esos te gustan mucho.

Entonces pensé en la caja de juguetes que tengo escondida con la intención de sacarlos desde hace un mes (no los extraña, no creo que sean valiosos). Y luego pensé en los cortauñas que tengo en una cajita, tengo tres para ellos y dije solo necesitan uno ¿Porque tengo tres? , pensé en los zapatos…

Los zapatos que ya no usas Vale…los que ya no necesitas… ¿solo usamos dos mami?, solo tenemos dos pies, ni modo que tuviéramos seis pies ¿si tuviéramos seis pies , tendríamos que usar seis verdad? no nos podemos poner todos…si hija, así es, solo los que usamos son valiosos…

Y ahí termino la platica… Hijita ya tengo sueño , yo también mami abrazame.

¿Que es Valioso?

Después de esta conversación con mi hija de tres años y medio, me hice esta pregunta en mi mente, cuando inicie la conversación con ella estaba decidida a explicarle que lo valioso eran las personas, los sentimientos, las emociones, el tiempo… y no «las cosas materiales».

Al terminar la plática me di cuenta, que hay cosas materiales que son necesarias, como la casa, y eso la hace valiosa, hay cosas útiles y que nos dan comodidad como el clima y la cama eso las hace valiosas, hay cosas que nos evocan sentimientos y emociones como sus muñecas y sus plumones eso las hace valiosas, y cosas que nos ahorran tiempo como el carro y eso lo hace valioso, y cosas que necesitamos para cubrir el cuerpo como la ropa y los zapatos que usamos eso los hace valiosos… pero ¿que pasa con los que no usamos? pierden su valor, no son necesarios.

En ese momento recordé este versículo bíblico :

Porque todo lo que Dios creo es bueno, y nada es de desecharse si se toma con acción de gracias.

1 Timoteo 4

Lo valioso es…

Y entonces me di cuenta de que si, que en verdad lo valioso eran las personas, los sentimientos, las emociones, el tiempo… y no «las cosas materiales».

Lo valioso no es la casa, sino las personas que la construyeron y la necesidad que cubre, las personas que viven dentro de esa casa.

Lo valioso no es el coche sino la persona que lo creó con la finalidad de ahorrar «tiempo» y acortar distancias, y una de las cosas más valiosas es el tiempo. Y entonces todas aquellas personas que han creado cosas como la licuadora, el exprimidor, la estufa, nos han regalado «tiempo», te imaginas ¿cuanto tardaba mi abuela cosechando leña y haciendo el fogón? o ¿cuanto tardaba haciendo un jugo de naranja exprimido a mano?.

¿Y que hay de las cosas «necesarias» como lo que vestimos?; lo valioso son las personas que cubrieron la necesidad de vestirnos. ¿O de las cosas que no necesitamos pero que evocan una emoción y un sentimiento?, como las muñecas de mi hija que son valiosas para ella porque yo las hice, o sus plumones, porque le gusta mucho pintar y se los dio tita, lo valioso son las emociones y sentimientos que causan esos objetos en ella, lo valioso es la persona que se lo regalo, no el objeto.

El valor de las cosas materiales se lo dan las personas…

Así que las personas, la necesidad que cubren, o la comodidad que nos dan ,son lo que dan el valor a los objetos… no es lo caro o lo grande de la casa, no es lo caro del coche, no es lo caro de los juguetes, no es lo caro de la ropa o los zapatos, no es lo caro del clima, de la cama, la estufa, la licuadora etc… sino el tiempo que te ahorras cuando la usas , la comodidad que te proporcionan o la necesidad que cubren, física y emocionalmente… eso es lo que le da el valor al objeto.

Pero…¿Que pasa con las cosas que no usamos, lo que no es útil, o no nos evoca emociones y sentimientos?… lo que no necesitamos !!!

Todo eso es vanidad, un lujo; mi segundo cortauñas es inecesario…

Explicar esto a mi hija ha sido lo más difícil que he hecho, pero creo verdaderamente importante que enseñemos a nuestros hijos a darle el valor correcto a cada cosa, y sobre todo a valorar el tiempo y a las personas.

Una vida de simplicidad y comodidad.

Hace unos meses cuando estaba cansada de mi ajetreada vida, comencé a leer el libro de Marie Kondo, «La magia del orden», en donde la autora mediante su método Kon Marie te ayuda a ordenar tu casa diciéndote que te quedes solo con aquellas cosas, que necesites y te hagan feliz.

Comencé con mi ropa, estaba harta de perder tiempo escojiendo ropa todos lo días, (en realidad estaba «harta» de mil cosas, pero en la ropa me «desahogue») así que literalmente saque toda, deje unos cuantos vestidos y blusas, y compre 5 blusas básicas blancas y 5 rosas, deje tres pantalones y saque todos mis zapatos, compre dos pares nuevos, deje unas zapatillas «por si acaso» (jamás uso zapatillas) y unos tenis cómodos.

Comencé a simplificar mi vida…y a la fecha lo sigo haciendo, empece a ver las mil cosas innecesarias que tenia en mi casa, en mi vida, en mi persona, en mi ser, y empece a desechar todo lo que no era valioso «la basura», todo lo que no me hace feliz y no es necesario ha ido saliendo de mi vida.

Hoy después de la conversación con mi hija , y aún después de haber simplificado mi vida sentí que tengo «demasiados pares de zapatos».

Una mejor cocina…

Cuando mi hija tenia 1 año, le hice una cocinita de cartón, era una linda cocina, hecha con las tapas de las papillas, con cinta de aislar que me encontré de su papá y la manija de un cajón que no usaba.

Recuerdo que pase toda una noche haciéndola super emocionada. Al día siguiente ella la vio y estaba bien feliz, y yo me sentí orgullosa; pasaba horas jugando con su cocinita, en ese entonces «no teníamos casa» (en realidad si teníamos pues vivíamos con mi suegra); cuatro meses antes de que mi hija cumpliera 2 años nos mudamos a «una mejor casa», todo iba «perfecto», yo me adaptaba a mi nueva casa, mi hija era muy feliz en su nuevo cuarto, seguía jugando con su cocinita, yo le echaba todas las ganas del mundo por mantener el orden; dejamos muchas cosas para tener solo lo necesario.

Cuando mi hija cumplió dos años yo decidí que mi hija necesitaba «una mejor cocina» , así que fue su regalo de cumpleaños, una cocinita de plástico con miles de platitos y tacitas, mi esposo me decía ¿pero la que tu le hiciste esta bonita que le vas a hacer? la voy a regalar, y eso hice… la regale…aquella cocinita de cartón que tarde toda una noche en hacerla, en la que puse mucha emoción y entusiasmo; y en su lugar puse una de plástico; hoy jugamos en ella, mi hija casi no la usa, dejo de jugar a la cocinita tanto como lo hacia en aquella de cartón.

Un bebé nuevo…

Con la llegada de la cocina nueva, vino también mi segundo embarazo, quince días después del segundo cumpleaños de mi hija me entere que seria madre nuevamente.

Fui con mi hija a buscar una prueba de embarazo y fue positivo;fui a buscar un laboratorio (era día festivo así que no hubo, y compre otra prueba ) quería estar bien segura para cuando llegara papá.

Confirme mi embarazo, si era real; estaba emocionada y muerta del miedo, mi hija no sabia que pasaba le dije «vas a tener un hermanito vale», fuimos a comprar unos globos para darle la sorpresa a papá… y valla que se la dimos!!! su cara era la misma que la mía cuando me mire al espejo después de leer «embarazada». Nos abrazamos, (él ni yo lo dijimos pero hoy me doy cuenta «ambos estábamos muertos del miedo») de verdad ¿otro bebé?¿Pero si a dudas penas podemos con una? ¿Pero si aún estoy dando pecho? ¿Si no hemos dormido en dos años? ¿Cuanto nos costara un bebé más? ¿Pero si apenas llegamos a esta «mejor casa»?.

El miedo crea hacia el lado opuesto del amor…

Unos días después fui con la ginecóloga, me confirmo el embrión, y dijo si, ahí esta, pero aún no late, ¡vamos a darle una semana más!, y tienes que quitarle el pecho a Valentina.

Regrese a casa con mi esposo, y nuestro miedo se fue haciendo mayor, amábamos a ese embrión y aún su corazón ni siquiera latía; amábamos tanto a Valentina que no teníamos corazón para quitarle el pecho. Fueron días sumamente difíciles para toda nuestra familia, y así lo fue todo nuestro embarazo.

Comenzamos a actuar desde «el miedo», a crear desde el miedo y no desde el amor, empezamos a «desear» una mejor vida para nuestros hijos, pero no a crearla, nos alejamos de Dios (literalmente , nuestra iglesia quedaba mucho mas lejos en la nueva casa, cuando entonces creía que Dios solo estaba ahí) y a medida que nuestro desorden emocional y mental crecía, nuestras carencias también lo hacían, y empezamos a llenarlas de «cosas innecesarias».

Una mejor vida para tus hijos…

Vamos por la vida, intentando darles «Una mejor vida a nuestros hijos»….y queremos darles » una mejor casa, un mejor coche, unos mejores juguetes, una mejor ropa, unos mejores zapatos…los llenamos de cosas innecesarias para cubrir las carencias que «creemos que tienen», cuando en realidad los que las tenemos somos los padres; y en realidad lo único que nuestros hijos necesitan para tener una mejor vida, ¡no son mejores cosas!…sino ¡mejores padres!, mejor educación, mejores experiencias, mejores emociones, mejores sentimientos, mejores amigos, mejores personas y «más tiempo».

Mamá REAL.

¡Se Valiente por tus hijos!

Cuando mi hijo iba a nacer, en mi mente no dejaba de orar, y repetía constantemente este versículo bíblico:

«Porque no, nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.»

2 Timoteo 1:7

Pasaron algunos meses más, para que yo entendiera el poder de esas palabras; el novio de mi hermana, un muchacho cristiano, me regalo un cuadro de madera muy bello, que colgué en la entrada de mi casa y tiene estas palabras:

«Mi esperanza esta en ti señor Jesús.»


Salmo 39:7

Mi esposo quería poner a nuestro hijo Crithian Jésus , a mi me parecía un nombre doblemente cristiano; hoy me parece bello, amo infinitamente a mi hijo, ha sido una verdadera bendición a nuestras vidas.

HOY TE DIGO A TI MAMÁ, esto no tiene que ver con un templo, no tiene que ver con religiones, no tiene que ver con «cosas materiales» sino con PERSONAS VALIOSAS…

Pusimos nuestra esperanza en él, pusimos amor al caos y todo se ordeno….

Sin culpas y desde el amor…

Hoy no siento culpa alguna; ni nos guardo rencor o resentimientos, se que en ese momento estábamos cegados por el miedo y creíamos que actuábamos por amor a nuestros hijos, hoy se que era necesaria la oscuridad para ver la luz…hoy mi hija de tres años y medio me ha dado una gran lección; hoy puedo apreciar lo verdaderamente valioso de esta hermosa vida que Dios nos ha concedido, además de nuestra libertad. Y ahora se que esta vez cada paso que demos sera firme, y que cada cosa que creemos en nuestra vida y la de nuestros hijos sera verdaderamente por amor a ellos y a nuestra familia.

Tu eres Valiosa mamá, tus hijos son Valiosos, te amo infinitamente por ser parte de mi historia, gracias por estar aquí y ser luz para este mundo… no «desees» una mejor vida para tus hijos, ¡créala! y sobre todo «CREE » , ¡TODO ES POSIBLE!, ponle amor al caos y veraz como todo se ordena… únete a la iniciativa ¡se una mamá REAL!. creando a una FAMILIA REAL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *