Mamá REAL

Mamá Responsable vs Mamá Victima.

Photo by Josh Willink on Pexels.com

La pregunta que todos me hacen actualmente ¿Que haces con dos hijos? y en mi mente solo pienso : Pues lo mismo que hacia con una, ¡pero ahora con dos! y después… ¡Yo no podría! y en mi mente nuevamente pienso : ¡Claro que podrías! , y por último escucho decir: ¡Es que tu esposo te ayuda!, a lo que pienso nuevamente : ¡Claro, el también disfruta su paternidad, es su derecho!

Mi vieja forma de pensar…

Hoy quiero confesarte que esta manera de pensar, no había sido la misma al inicio de la llegada de mi segundo hijo, sino desde hace algunos meses ; que tomé la decisión de dejar de ser una mamá «Victima» para convertirme en una mamá !RESPONSABLE¡.

Y es que cuando tienes dos hijos o más, es fácil escuchar a otros decir: pobre de ti, ¿como le haces?, no haz de poder ni hacer la comida, no te han de dejar ni ir al baño,¡ no te dejan hacer nada seguramente!.

Y de verdad un tiempo lo creí, y pase varios meses quejándome y lamentándome de lo infortunada que era de no «poder hacer nada».

Cuando descubrí la verdad…

Hasta que un día deje de lamentarme…y fue cuando me di cuenta que justamente esos pensamientos y esas opiniones estaban atormentando mi cabeza.

Me había creído tanto mi «incapacidad» que pensé que era verdad, había dejado de disfrutar a mis hijos, y comence a sentirme frustrada y amargada.

Pero ese día me sentí tan cansada de estar cansada… que dije ¡no más!, no tiene porque ser así. Y pensé: hay otras mamás que están haciendo mucho más, con mucho menos de lo que yo tengo.

La gratitud convierte los problemas en bendiciones…

Fue en ese momento que empece a agradecer y a darme cuenta que la única responsable de esos pensamientos y esos sentimientos era yo, así que comencé a actuar, comenze a tomar las riendas de mi propia vida y a dar lo mejor de mi para mi familia.

Y es que la mamá Victima no tiene oportunidad de cambiar lo que sucede, esta ahí lamentándose y quejándose por lo infortunada que es y lo cruel que la vida ha sido con ella, quejándose del comportamiento de sus hijos y de todo lo que «no la dejan hacer», no puede cambiar a los otros, ni cambiar su realidad, ser la víctima te deja de brazos cruzados sin poder actuar; pero la mamá Responsable es consciente de sus obligaciones y actúa conforme a ellas, sabe que tiene la responsabilidad en sus manos y por lo tanto es capaz de cambiar la realidad, sabe que es la autora de su propia vida y de sus propios resultados; y sobre todo sabe que tiene a su cargo a otras valiosas personitas que dependerán de ella en todo momento hasta que tengan la capacidad de hacer todo por ellas mismas.

Hace unos meses leí esta bella reflexión, que tal vez hallas leído antes, pero tal vez hoy sea el momento en que la guardes en tu corazón.

Los hijos no te dejan hacer nada.

No te dejan dormir.
No te dejan bañarte.
No te dejan comer despacio… No, no… No te dejan comer.
No te dejan…
No te dejan hablar por teléfono.
No te dejan medirte ropa en la tienda.
No te dejan viajar ligero.
No te dejan ir al baño.
No te dejan.

Los hijos no te dejan hacer nada.

No te dejan estar triste.
No te dejan perder el tiempo.
No te dejan retroceder.
No te dejan dar menos del máximo.
No te dejan estancarte.
No te dejan decir no puedo.
No te dejan ser cobarde.
No te dejan de enseñar.
No te dejan de inspirar.
No te dejan de alimentar el alma.
No te dejan hundirte.
No te dejan rendirte.
No te dejan de hacer reír.

Los hijos no te dejan hacer nada…
Nada que no sea ser mejor, nada que no sea ser feliz.

Autor: Marisol Sanchez Valderrama

Y es que últimamente las mamás en mi opinión personal, inundadas por la información y desinformación, los comentarios negativos de otras personas, y las creencias heredadas de una generación a otra nos dejamos influenciar y pasamos más tiempo mirando lo negativo de la maternidad que lo positivo. Imagina que vendes algo y recibes 98 centavos y tú solo miras los 2 centavos que faltan , sin darte cuenta que en tus manos tienes ya 98!!. Cuando comienzas a apreciar los 98 centavos te das cuenta que los otros 2 centavos no te hacían falta y es mínimo.

Nada es permanente , tus hijos crecerán en algún momento de la vida y aún así nunca, nunca » te dejaran hacer nada…nada que no sea ser mejor, nada que no sea ser feliz», disfruta de tus 98 centavos, que cuando tengas los otros 2, extrañaras cuando no los tenias…

Optimiza tu vida con estos 5 consejos para disfrutar más tu vida con hijos pequeños y se esa Mamá REAL que el mundo y tus hijos necesitan.

Gracias por leerme, tu opinión es muy importante para mi, déjame tus comentarios y no olvides compartir con otras mamás y si quieres recibir más contenido como este cada semana, y próximamente tutoriales, recetas, actividades y otras cosas que estoy preparando para ti y para tus hijos y los míos, suscribete con tu correo electrónico y sígueme en facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *