Mamá REAL

¿Como Enseñar A Mis Hijos Sin Estresarme? 5 Pilares Para Educar Con Gozo (aún En Incertidumbre ) Mamá REAL: Lección 4

¿Es posible enseñar a mis hijos sin estresarme? Sin duda alguna enseñar a nuestros hijos en casa«, no es algo que hubiésemos planeado. Y no es que no estemos preparadas para ser maestras, la realidad es que una de las razones por las que hoy en día muchas mamás sentimos estrés y presión al «enseñar a nuestros hijos» es porque, para lo que las mamás no «fuimos preparadas» es ¡para aprender!; y sobre todo ello, aprender a educar y no solo a «enseñar». O al menos es lo que nos han hecho creer, el entorno, la sociedad, nuestra familia y nuestra propia mente.

Educar con gozo en tiempos de incertidumbre como los que vivimos hoy en México, y en el mundo entero; ha sido uno de los retos más grandes , que como mamás, hallamos vivido este año y el anterior (al menos para mi lo ha sido). He tardado algo de tiempo en escribir esta lección, llevo ya algunos meses creándola en mi mente; aunque en realidad me tomo un año entero comprenderla y ponerla en practica . Viviendo día a día la experiencia que ha sido para mi el «caordico» año 2020. Si, «caordico», porque dentro del caos hubo un orden…para mi divino.

Hoy a unos pocos días de terminar el primer trimestre del 2021, con gratitud y esperando en Dios con salud y bienestar para nuestras familias, quiero compartir contigo los 5 pilares que me han permitido a mi, educar con gozo en tiempos de incertidumbre.

5 pilares para educar a tus hijos con gozo

En el 2020 tuve muchos «logros» aunque verdaderamente quede desgastada física y emocionalmente. Tuve mucha acción , pero me falto certeza, pero… ¿A quién no? viviendo en tiempos tan llenos de incertidumbre como los que hoy vivimos.

Al intentar mantener el equilibrio entre la educación en casa con mis hijos, mi emprendimiento, mi hogar, mi crecimiento personal, espiritual y mi vida, ¡fracase cientos de veces! en un año; Enseñar sin estresarme, fue verdaderamente algo para mi «imposible» en el 2020.

Pero si algo me enseño ese año; es que Dios nos permite vivir experiencias, cometer errores, y probar e intentar por nuestros propios medios, haciendo uso de nuestro libre albedrío, porque quiere enseñarnos ¡Como no!…

Dios quiere enseñarnos ¡como no!

Y valla que he aprendido esta lección, en el 2020; aprendí como no quiero educar a mis hijos , aprendí como no quiero vivir cada día con estrés, con miedo; aprendí como no quiero construir mi negocio, aprendí como no quiero que sean mis relaciones con los demás, aprendí como no quiero sentirme. Eso me enseño el 2020… lo que no quiero SER y HACER en mi vida este nuevo año.

Pero sabes, enfocarnos en lo que no queremos, lo único que hace es ¡traer más de lo mismo a nuestras vidas!.

La ley del universo y las leyes divinas, funcionan de una forma extraña y perfecta. No podemos quitar nada, pues cada situación es consecuencia de nuestros propios actos y decisiones, y seria infligir en nuestra libertad si Dios interviniera en cada una de nuestras lecciones.

Pero lo que si podemos es crear desde la consciencia , pedir y añadir a lo que ya tenemos…la única regla para ello es :

«Solo te va a llegar aquello que puedas contener»

no más…

¿Dejarías que tu hijo(a) de 5 años conduzca tu auto sola?

Así mismo Dios, como padre amoroso no permitirá que recibas aquello que no eres capaz de manejar .

Probablemente si mi hija me pide el coche, le diría claro mi amor, te lo presto dentro de unos 15 años , después de tus clases de manejo y una vez que tengas tu permiso de conducir…

Todo lo que hoy vives, es porque ¡tienes la capacidad de vivirlo!; y todo lo que no ha llegado a tu vida, es simplemente porque te falta tiempo y preparación ¡no quiere decir que no valla a pasar!.

Como todo lo que escribo, todo esto viene de mi experiencia personal, y desde mi corazón; mi intención a través de esta cuarta lección es poder guiar no solo a mamás REALES, sino a papás y mamás que hoy en día atraviesan dificultades, algunos quizá laborales, económicas, matrimoniales, emocionales o de salud; y que además de ello tienen en su casa a pequeños amores a quien guiar y educar en el mundo que hoy tenemos. Lo cual es para mi , una de las misiones más grandes y hermosas.

Hoy te diré cual es ese gran secreto para echar abajo esa mochila de culpa que como madres y padres llevamos cargando…

Pilar 1: «Conciencia y Aceptación»

Dos palabras… dos poderosas palabras. Cuando te haces consciente de como tus acciones afectan tu entorno y lo aceptas, todo lo que tanto pesaba se desvanece.

La CONSCIENCIA en términos simples es el conocimiento que tenemos de nosotros mismos, de nuestras emociones, pensamientos, cuerpo y nuestra relación con el entorno. Es la capacidad propia del ser humano de reconocerse a si mismo, de auto-observarse y auto-corregirse.

La ACEPTACIÓN en las palabras más fáciles, es comprender la realidad tal y como es y no como nos gustaría que fuese o que hubiese sido.

El mundo en el que vivimos hoy ha cambiado ¡CAMBIO!, nosotros no somos los mismos que éramos hace diez años; ni somos los mismos de hace un año; el ser humano se encuentra en constante crecimiento; pero muchas personas viven aferradas al pasado. No logran aceptar que la realidad que hoy viven es su propia creación, lo que vivimos hoy en día es nuestra propia creación colectiva; pero nada de eso que ya sucedió se puede alterar.

Más sin embargo si podemos ¡CAMBIAR NUESTRO FUTURO!, y no desde nuestro pasado, sino desde nuestro presente. La mejor forma de predecir nuestro futuro es crearlo.

La educación no es un tema nuevo del que venga aquí a hablarte; más sin embargo la educación «tradicional» es parte ya de nuestro pasado. Y hoy quiero dejarte aquí bien claro lo que es Educar desde una nueva consciencia y aceptando la realidad que vivimos hoy :

«Educar , es conocerte, crecer hasta ser la mejor versión de ti mismo cada día; potenciar todo lo bueno que hay en ti, entregándolo al servicio del mundo, y sembrando semillas que beneficien a otros. Educar es quitarte de en medio, ser guiada por la fuerza divina y permitir que el espíritu libre de tus hijos florezca por si mismo .Educar solo es posible a través de nuestra Actitud, Corazón y Ejemplo.»

Una mamá REAL

Tu no vas a lograr educar a tus hijos como quieres, no importa si tu hijo tiene seis meses o veinte años, tu no educas como quieres; educas ¡COMO ERES!.

Educar es quitarte de enmedio…

Y es en nuestro SER en donde comienza la verdadera revolución educativa. Viendo el mundo actual y nuestra actual percepción del mundo, ¿Crees que hace falta hoy en día un cambio en la educación no solo en México, sino en el mundo?

¡Si que hace falta! y sabes… COMIENZA EN TI.

Es simple entender este pilar…

No esperes de tus hijos, lo que tú no haces.

Pilar 2: Fe

Un pilar ,son estas columnas que sostienen la construcción de algo; en este caso la educación de nuestros hijos ,por ende ya visto el primer pilar, la nuestra.

La palabra gozo, es una palabra que engloba para mi mucho significado, hay una frase que escuche hace tiempo y con la que me gusta definirla «la felicidad es pasajera, el gozo eterno» .Podemos experimentar gozo aún en situaciones adversas , el gozo es una intensificación placentera de las emociones, que nos ayuda a ser conscientes de lo que hacemos con ellas; y para mi proviene del segundo pilar: la FE.

El primero de los 10 super-poderes de una mamá REAL. Si, es también uno de los pilares en la educación de nuestros hijos, que sin duda alguna, nos permitirá experimentar gozo aún en tiempos tan inciertos como los que hoy vivimos.

La fe es lo que en este 2021 me ha permitido verdaderamente enseñar sin estresarme. Sin fe, no hay esperanza, sin esperanza no puedes ver el Amor; no significa que sin fe no hay amor, el amor siempre ha existido, existe y existirá, solo no puedes verlo. Y es el gran amor por mis hijos, por mi familia, por mi comunidad, por este espacio, por mi misma, el que me permite día con día que mi fe crezca y que no deje de creer en que todo lo que yo enseño a mis hijos con ejemplo, dará frutos a su debido tiempo.

La fe demuestra la realidad de lo que esperamos; es la evidencia de las cosas que no podemos ver.

Hebreos 11:1

Por lo tanto la fe nos da la visión, nos abre los ojos al amor verdadero e incondicional; y nos da la esperanza de que existe un mundo mucho mejor para nuestros hijos y un futuro aun mejor para nuestras familias; no significa que lo que tenemos hoy no sea bueno, sino que cosas aún mejores nos esperan.

Para mi la fe va más allá de una religión. Y respeto tus creencias. Pues creo que es de ahí de donde proviene la fe, de CREER.

La fe , nos permite creer en un futuro y una educación mejor para nuestros hijos.

Es evidente que nadie puede negar que existe un creador, y la fe es su regalo para aquellos que creen. Incluso personas de ciencia, ateas y estudiosos han sido testigos del poder del Espíritu de Dios en sus vidas .

Para mi la FE ,es el regalo que nos permite tener una relación amorosa con nuestro creador, nos permite crecer espiritualmente; creer que todo es posible, y que hay una fuerza infinita y superior que cuida de nosotros cada día; aprender a vivir esta vida confiados y a mirar a través de los ojos de esa fuerza divina (para mi Dios). Y como todo regalo que recibes, tu decides que hacer con él; usarlo, apreciarlo, conservarlo, o simplemente olvidarle en algún rincón de tu casa y no darle el valor que merece.

Es tu decisión, tu libre albedrío, tu libertad de elección, el vivir con FE o sin ella.

Bases solidas para la educación de nuestros hijos…

Instruir a nuestros hijos desde pequeños en la FE sin duda alguna creara bases solidas para su futuro, y nos ayudara a nosotros mismos a ser mejores padres cada día, es el mejor regalo que podamos darles, y también será su decisión lo que harán con él.

Lo que hará una verdadera diferencia en sus vidas y en la nuestra, es que enseñemos que la FE no es un catálogo de buenos deseos, sino un compromiso constante comunitario y fraterno.

Que la fe sin obras no tiene valor alguno, y que es por fe que debemos actuar y tomar acción en nuestras vidas cada día. La FE activa es la que hoy en día necesitamos; creyentes hay muchos, pero personas realmente interesadas en actuar desde la fe, personas que tengan en su corazón el verdadero significado de la fe, comprometidas a cambiar la percepción de su realidad, a cambiar el mundo que les rodea; comprometidos a hacer un cambio en su propia forma de ser y actuar…realmente hay muy pocos.

Si hoy tu estas aquí leyéndome, se en mi corazón que eres una(o) de esos pocos.

La fe se trata de vivir conforme al espíritu; se trata de creer en aquello que aun no ves físicamente en tu vida, se trata de tener fe para mejorar en tus proyectos, en la educación de tus hijos, en tu negocio, en tu matrimonio, en tu SER. La fe se trata de SER y no solo de hablar y hacer.

Por la fe entendemos que todo el universo fue formado por orden de Dios, de modo que lo que ahora vemos no vino de cosas visibles.

Hebreos 11:3

Así que, dado que, lo que ahora vemos no viene de cosas visibles sino de lo invisible, es ahí en donde esta nuestro tercer pilar para la educación de nuestros hijos…en nuestro mundo invisible.

Pilar 3. Mentalidad

El cambio que deseamos para la educación de nuestros hijos debe darse primero en la mentalidad de los adultos. Si no logramos cambiar las ideas que tenemos con respecto a algo, en este caso la educación; si no logramos cambiar dentro de nuestra mente : la forma de educar, los nuevos hábitos o los valores que deseamos inculcar en nuestros hijos; difícilmente tendremos logros externos; y difícilmente podre «enseñar a mis hijos sin estresarme».

El primer cambio que como padres debemos hacer en nuestra mentalidad, es tratar a nuestros hijos como iguales, y no como alguien inferior. Con amor , con respeto. Como tu querrías que ellos se traten a si mismos después; y como te gustaría que los trate cualquier otra persona.

Pero este pilar va mucho más allá de esto; es entender que todo lo que vemos en nuestro exterior es una creación de lo que existe en nuestro interior. Es comprender que si somos capaces de cambiar nuestra mentalidad y elegir creencias y pensamientos positivos, enfocados hacia la nueva realidad que queremos crear en nuestras vidas y la educación de nuestros hijos; será mucho más fácil, lograr nuestros objetivos.

Si tenemos la disposición de crecer y de aprender cosas nuevas; y aprendemos a dominar a nuestra propia mente, seremos capaces de transformar nuestra realidad. Y enseñaremos a nuestros hijos a hacerlo en su futuro.

Si ellos tienen el control de su mente, aprenderán de igual forma a tener un buen manejo de sus emociones, y descubrirán todo el potencial interno con el que fuimos creados, el cual necesitaran para desarrollar en sus vidas el siguiente pilar cuando lleguen a la adultez.

Pilar 4. Auto-cuidado y desarrollo personal.

¿Por qué es tan importante el auto-cuidado y el desarrollo personal? este es un tema que realmente toda madre y padre que hoy tengan en casa a pequeños amores deberían conocer.

El auto-cuidado y tu propio desarrollo es importante por esta simple razón: Si yo cuido de mi misma, me siento bien y satisfecha conmigo misma, y estoy bien física, emocional, espiritual y mentalmente; seré capaz de cuidar de otros, con paciencia, tolerancia, empatia, compasión y amor.

Enseñar sin estresarme, es posible.

En el 2020 asistí al Congreso Online Montessori 2020, dirigido por Cristina Tébar de Montessori en Casa , en una de las conferencias que más me ha gustado ha tratado de este tema, el ejemplo que me ha encantado, es el compararnos con una mesa de 6 patas .Imagina que las cuatro patas de las esquinas que le dan soporte a la mesa son tu cuerpo emocional, mental, espiritual y físico, y que las dos patas centrales son la parte material y tus relaciones… si las cuatro esquinas están bien , por consecuencia las dos centrales tendrán el equilibrio perfecto.

Pero muchas veces tratamos de arreglar nuestro exterior sin darnos cuenta que lo más importante es lo que esta dentro de nosotros. Y es ahí desde donde verdaderamente podemos hacer cambios en nuestras vidas.

No es casualidad que la primer lección de esta iniciativa sea el cuidar tu energía. Porque solo asi podremos llevar en equilibrio el siguiente pilar para la educación de nuestros hijos…

Pilar 5. Amor y disciplina

Una vez escuche que para educar a nuestros hijos hace falta poner en una balanza, la misma cantidad de amor que de disciplina. Es muy cierto.

La cuestión es que muchos padres hoy en día aún tienen una idea errónea de la disciplina.

La disciplina, es la capacidad que tiene una persona de poner en practica un conjunto de principios que tienen que ver con el orden y la constancia, para llevar acabo la ejecución de tareas y actividades cotidianas , así como de su vida en general.

¿Dime que tanto orden y constancia enseñas a tus hijos diariamente con tu ejemplo?

La disciplina es una expresión sana de amor cuando está va libre de : Amenazas, gritos, castigos, prohibiciones constantes, resentimientos, y etiquetas. La finalidad de la disciplina es guiar con amor , no reprimir. Nuestros hijos tienen que sentirse amados siempre, independientemente de su comportamiento. Tu hijo no es un niño malo por pegar a otro, pegar es malo. Pero si pegas a tus hijos para enseñar, solo les enseñas a pegar. Y no sientas culpa si lo has hecho alguna vez, perdónate, he cometido ese error con mi hija mayor, porque en ese momento de mi vida no tenia el nivel de comprensión que hoy tengo; pero me perdone y se que si sigo creciendo y aprendiendo con ellos y sigo firmemente educando a mis hijos basada en estos 5 pilares, podre educarlos con amor aún en tiempos de incertidumbre, y definitivamente podre enseñar a mis hijos sin estresarme.

Pidamos a Dios que nos muestre ¡como si!

Este año he tratado de apagar mi voz interior que me dice todo lo que no he logrado, que me llama mala madre, que me dice que no lo hago bien; y he tratado de escuchar más la voz de Dios ; he tratado de enfocarme en lo que si quiero, y permitir que sea su espíritu el que nos guie a mi, a mis hijos, a mi esposo, a mi familia. No es nada sencillo, porque el espíritu nos exige coherencia, nos exige auto disciplina, requiere tiempo, requiere constancia y mucha paciencia.

Pero, es totalmente posible enseñar sin estresarme, y he aquí la verdad:

Todo lo que enseñes con corazón, con actitud y ejemplo tu hijo lo aprenderá con solo observarte, lo demás que enseñes serán solo palabras…

una mamá REAL

¿Es posible enseñar sin estresarme?. La escuela y el estrés son es tan necesarios como superfluos.

«nada es más necesario que lo superfluo»

Voltaire, en Le Mondain

Está famosa frase del polémico poema de este escritor francés , que recordé y se quedo en mi mente hace unas semanas que veía la película «La vita è bella», para inspirarme en mi nueva colección de cactcukis . La cito hoy aquí con mucha osadía, con respecto a la escuela. Lo «superfluo» aquello que esta de más o de sobra , que no cumple ni desempeña una función. ¿Cómo puede ser tan necesaria?.

Y no, hoy en día no extrañamos la escuela, extrañamos tener a quien culpar por lo que nuestros hijos aprenden o dejan de aprender. Extrañamos la convivencia con los padres de familia, extrañamos nuestras idas al colegio, extrañamos nuestras rutinas, extrañamos «nuestro tiempo libre» en el horario escolar, extrañamos el estrés y la adrenalina de nuestros días… momento , el estrés no lo extrañamos …El estrés esta en casa con nosotros ¡Educando!.

¿Por qué crees ? ¡Porqué es tan necesario como superfluo!.

En la época en la que acudíamos a la escuela, una mañana vi a una amiga llegar con su pequeño corriendo como siempre (igual que yo por supuesto), recuerdo que la vi y le pregunte ¿Cómo estás? y su respuesta fue : Hay amiga Estresada, cansadísima, agotada y apenas son las ocho de la mañana. Me ataque de risa, y su frase me alegro todo mi día (yo me sentía exactamente igual) .

¿Cuántas veces no te has sentido así?

Ahora, existen dos tipos de estrés (según mi diccionario, y yo le creo) . El estrés que forma parte de uno de nuestros procesos vitales que se produce como respuesta física ante determinados estímulos repetidos, como el frio, el miedo, la alegría, etc. con el objetivo de resolver, una situación o desafío que requiere de equilibrio entre esfuerzo, conocimiento o inteligencia especializada y entusiasmo o pasión, o sea el que nos mantiene vivitos y coleando y que nos ayuda a mejorar, aprender y prosperar ante todo en lo que se nos ponga al frente. Totalmente necesario en nuestra vida y para seguir viviendo.

Y…existe el tan famoso estrés que se define como un cansancio mental, provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal, que nos puede causar trastornos físicos y mentales; ósea el que nos enferma, nos hace perder la paciencia y hasta la cordura, en pocas palabras el que nos pone locos y nos puede matar…ok exagere…no, no exagero: es la causa de hipertensión, de ataques cardiacos, de diabetes entre otras enfermedades. Este definitivamente es superfluo.

Ahora dime ¿Qué tipo de estrés esta educando a tus hijos hoy?

Enseñar sin estresarme…más de lo necesario ¡Es posible!. Aun sin escuela.

Cuantas veces no he escuchado a miles de papás y mamás por años (Tal vez desde que la inventaron) decir que la escuela es su segundo hogar… el hogar comprende dos términos, el ambiente en el que se desarrolla un individuo y el lugar donde vive ¿Te gustaría vivir en la escuela? ¿Están las escuelas realmente adaptadas para que un niño desarrolle todas sus necesidades de aprendizaje social, cognitivo, experimental ,de autoconocimiento y de autoevaluación?

La escuela solo será «el segundo hogar de nuestros hijos» cuando nuestra familia, sea el primero. Ahora, ¿Es nuestra familia y nuestro hogar el lugar y el ambiente adecuado para que nuestros hijos crezcan felices? ¿El ambiente familiar y el ambiente del hogar esta preparado para que ellos aprendan de su entorno y de los adultos que le rodean? Si la respuesta a estas dos preguntas es ,No. ¿Por qué creemos entonces que la escuela si?.

No, nuestros hijos en realidad no necesitan la escuela, nuestros hijos necesitan adultos cautivadores, inspiradores, que los guíen con paciencia, sin explotar de ira, amorosos, comprensivos y sobre todo que estén bien consigo mismos

Lo que verdaderamente necesitan nuestros hijos es una buena educación en casa, con escuela o sin escuela.

Lo que la pandemia nos ha enseñado sobre la educación.

En esta pandemia sin duda alguna hemos aprendido el precio de la ignorancia y el beneficio de la educación tal como lo menciona en este articulo  Jesús Andrés Tavizón Pozos Profesor-Investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo . El cual me ha parecido sumamente real y para tomar en cuenta.

Si algo he aprendido en lo que respecta a mi propia ignorancia , es que todos somos ignorantes, no sabemos todo, ni tenemos todas las respuestas. Y no, la sabiduría tampoco llega con los años, a veces los años llegan solos. La sabiduría hay que desearla tanto como al aire que respiramos cada día. Hay que buscarla, y adquirir conocimiento primeramente, de nosotros mismos.

Hoy en día en el mundo, de acorde a mi propia conclusión, existen tres tipos de personas: Los crédulos, los incrédulos y los de pensamiento critico retroalimentativo, es decir, aquellos que son capaces de cuestionarlo todo y hacer preguntas, desarrollando su capacidad de adquirir discernimiento, para tomar decisiones y llegar a sus propias conclusiones, con el objetivo de analizar y cuestionar sus propios actos y creencias, evolucionar , aprender y crecer. En definitiva todos deberíamos ser del último tipo.

Educarnos no es memorizar datos solo para pasar exámenes, sino aprovechar la información adquirida, ponerla a prueba y obtener conclusiones que ayudarán a mejorar a la sociedad y asegurar nuestra supervivencia.

J. Andrés Tavizón Pozos

De nada sirve que nuestros hijos «memoricen» y saquen «dieces» si no son capaces de aplicar a su vida diaria lo aprendido, o si no cuentan con la capacidad de gestionar sus propias emociones o de desarrollar en su vida habilidades socio-emocionales. De nada nos sirve a los padres un titulo universitario colgado en la pared, que te diga que tu hijo es un ingeniero, licenciado, doctor, o arquitecto cotizado, sino les enseñamos primero a ser personas honestas, responsables, conscientes, empáticas, tolerantes y pacientes. El mundo necesita más personas que sepan amar.

Además de todo lo ya mencionado, si algo me ha enseñado la pandemia, la única cosa que debemos «enseñar» a nuestros hijos es aprender a educarnos a nosotros mismos . Y que la educación en casa realmente se trata de construir un hogar donde todos cometemos errores, contribuimos y aprendemos. Un hogar en donde todas las emociones son validas, donde nos expresamos ,nos escuchamos y de todos los sentimientos sobresale a diario el amor .Un hogar donde es mejor ser feliz que tener siempre la razón. Un hogar llamado Familia.

¿Quieres realmente un cambio en el mundo, en tu vida , en el futuro y en la educación de tus hijos?

Comienza en ti. Comienza en mi. Aprendamos y enseñemos.

Una mamá REAL

Con amor.

Andrea M.

Si quieres cambiar al mundo, ve a casa y ama a tu familia.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.