Mi vida con hijos pequeños

Porque se nos ha dicho que la vida con hijos pequeños es difícil, que debemos hacer una pausa en "nuestra vida" y dedicársela toda a ellos y nos lo hemos creído.

Hace un tiempo no solo decidimos educar en casa sino también, decidí cambiar esa creencia limitante en mi mente;  porque hoy en día yo creo que todo dependerá del cristal con el que mires.

No tengas miedo de ir lento, sino de quedarte quieta. Las prisas son solo de los adultos; los niños son paz, paciencia, amor, benignidad, fortaleza, sabiduría, gozo, amor y ¡mucho movimiento!.

Tus hijos no necesitan todo tu tiempo, pero si te necesitan a ti Feliz la mayor parte del tiempo; porque mamá también ríe, también llora, hace berrinches, se enoja y se frustra muchas veces, no siempre tiene una sonrisa para ellos, pero su corazón alberga una inmensa cantidad de amor al igual que ellos..

Como madres somos capaces de crecer, aprender  y de educar con corazón, actitud y ejemplo.

Oscar Wilde dijo que la mejor manera de hacer buenos niños, es hacerlos felices. La infancia es donde se consiguen esos ingredientes para ser Feliz, y la educación es el supermercado que los vende.

Compartiré contigo consejos personales, algunas propuestas educativas y actividades, basadas en teorías de expertos en crianza positiva que me han permitido a mi criar desde el amor y no desde el miedo. Entender que no somos superiores a nuestros hijos, que el respeto se gana, y que una buena actitud influye aún más que tus propias palabras. Acompáñame en esta gran aventura de educar en casa a mis hijos; aunque siendo sinceros quien esta siendo educado soy yo, ¡Ellos son los maestros!.